Ante las notas publicadas en los últimos días a partir de la exposición efectuada por el Sr. Luciano Sorani, de un poder para juicios y asuntos administrativos otorgado a la Dra. Roxana Nahir Reyes, manifestamos nuestro repudio a este accionar malicioso y carente de ética periodística, y que afecta de modo directo el ejercicio de la abogacía.
El ejercicio de la profesión de abogado a favor de particulares, contratado legalmente, no puede ser juzgado en ningún caso como práctica ilegal, ni pretender afectarse la dignidad de las personas por su ejercicio, ni mucho menos puede aceptarse la liviana insinuación de vincular la calidad personal del letrado con sus asistidos, por el solo hecho de la prestación profesional, posición absurda y que sólo se comprende en el propósito político de desprestigiar a una figura pública provincial. Enfatizamos el repudio a este accionar que atenta contra el libre ejercicio de la abogacía.